Un residente del Colegio Mayor Peñafiel lo es para siempre. Esto no es una simple frase. Es una realidad que se palpa constantemente. Sobre todo, cada vez que hay un nuevo encuentro de Antiguos Residentes. El pasado viernes 31 de marzo los más “viejunos” volvieron a pisar el Colegio Mayor Peñafiel. Gran ambiente y muchas risas para recordar viejos tiempos. Los mejores tiempos: los de su etapa universitaria en Valladolid.

Partido de futbito, para empezar

El encuentro de antiguos residentes empezó con un partido de futbito entre novatos y veteranos. Estos últimos querían probar por sí mismos las nuevas instalaciones del Colegio Mayor Peñafiel. En concreto, el campo de hierba artificial de última generación, algo que en su día no tuvieron. El resultado final del partido fue de lo menos, vista la forma física de algunos.

Gran cena y tertulia

Porque lo mejor llegó a medida que fue pasando la velada. Tras la pachanga, y como decían los carteles que anunciaban el evento, hubo una gran cena. Oportunidad para degustar las grandes hamburguesas que más de uno recordaba. Las “hamburguesas de tu vida”, como se solían y se siguen conociendo. Y también para volver a ver rostros conocidos –algún antiguo residente se incorporó en la cena– e inmortalizar el reencuentro en miles de fotografías.

Y, a continuación, tertulia en la sala de estar, en la que los residentes más jóvenes pudieron escuchar viejas historias. Si no fuera porque son ciertas, algunas se habrían convertido ya en leyendas. Suerte que ahí están los antiguos residentes para acreditarlas. En fin, las anécdotas se multiplicaron, y también las risas, al recordar viejos tiempos. Porque no hay nada que produzca tanta añoranza como los años de la carrera.

Ya hay ganas de que llegue un nuevo encuentro de antiguos residentes del Colegio Mayor Peñafiel.

[Galería de fotos en nuestra página de facebookhttps://goo.gl/Sxw7nE]

 

Compártelo

Te ha gustado, haz que tus contactos lo vean

X