A la vuelta de las vacaciones de Navidad tenemos siempre el “amigo invisible”, un rato entrañable de familia en el que se complementan la imaginación y la originalidad con una buena dosis de buen humor.

Compártelo

Te ha gustado, haz que tus contactos lo vean

X